miércoles, 24 de noviembre de 2010

Principio y fin de un idilio romántico y "natural"

De chiquita era yo una chulada.
Un estuchito de monerias.
N´ombre nomás me vieran!
Atenta. Bien portada (¿si mamá?). Buena alumna. Buena amiguita. Ávida lectora. Defensora de las causas perdidas. Había fundado una asociación precursora de PETA. Hablaba 5 idiomas. Además de 3 lenguas muertas. A los 6 ya había ganado un Pulitzer por mis cuentos escritos. En mandarin. 

Ok ok... exageré un poquitín.
Lo de la fundación precursora de PETA no es cierto. 
Pero si era una chulada.


Ora, por qué no pude yo haber fundado una organización protectora de animalitos y sus preciadas pieles?
Ciertamente no por falta de compasión, que según mi mamá era yo buenísima para armar santo display de juegos acuáticos cada que veía a un ser vivo sufrir.
No!
El corazón estaba en el lugar correcto. For sure!
Mi problema desde entones es mas bien una cuestión olfativa... o un exceso de la misma.

Tenía yo aproximadamente 4-5 años de edad.
Mis papaces, en su idilio romántico con su primera hija, deciden llevarme a la Exposición Ganadera de La Perla Tapatía 1999 (ajem... ajem) para poder vivir la lindíiiisima experiencia de verme acariciar a los borreguitos, a los becerritos, las gallinitas, cargar pollitos, besar a los borriquitos, jugar con los puerquitos... hermoso todo!
Se habían imaginado que eso marcaría el inicio de una relación especial y cercana entre los animalitos de granja y yo.

¡Ay que lindo! - habrán pensado - Imagina las fotos de S con los animalitos!

Que poco sabían. Pobres.

El día acordado mi santa madre me peinó con un par de trenzas campiranas y me enfundaron en mi overall rojo de pana de Osh Kosh B´gosh. Poco les faltó para darme mi trinche para acarrear paja, jajajaja!

Llegamos al lugar de los hechos.
Voltean a verme en el asiento trasero de nuestro Caribe Rabbit Blanco año 197... digo, 1999, y con toda emoción me bajan del coche.
Abajo.
Piso paja.
Sopla el viento.
Me llega el "aroma a granja" (lease a estiercol)
Gggggguuuuaaaaaccccccbbbbffffuuaaaaaacccccwwwuuuuaaaaaac....
Me limpia mi mamá el lunch recién ingerido embarrado en mis zapatitos.
Me trepan al Caribe Rabbit color blanco año 198... oh pues, 1999.
Dan la vuelta.
Adios experiencia naturalista.

Y desde entonces, el aroma a "naturaleza" y yo, preferimos no mezclarnos.

Cheers!
S.

2 comentarios:

  1. Nota de la Germana Menor: Y preguuuuuuntele a la hermana mayor qué hizo cuando la llevaron a ver la Bella Durmiente al cine... preguntele eh? Lloro hasta que los papás la sacaron del cine... Ahora preguntele a la hermana menor cuantas veces fue a ver caricaturas al cine... jajajaja. Pero gracias hermana por salvarme del "aroma a granja" jijijiji... Looooove juice! D

    ResponderEliminar
  2. jajajaja Susana Valencia que carcajada me sacaste el dìa de hoy ...textual lo viiii jajajaj Besos y muchas gracias por hacerme sonreir!!!
    Dulce A.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...