miércoles, 5 de enero de 2011

Cool, calm & composed

Era el invierno de 2002.
En las montañas Catskill, al norte del estado de Niuyor.

Encontrábame yo durmiendo tranquilamente en mi dormitorio.
El silencio llenaba la habitación.
De pronto escuché muuuuy a lo lejos un pitido.
(piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!)

Lentamente me levanté.
Me tallé los ojitos.
Me puse los anteojos.
Y me dispuse a abrir la puerta para asomarme al pasillo y ver de qué se trataba el sonido.
Abro la puerta y....

PPPPPPPIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIP!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Cierro la puerta.
(piiiiiiiiiiii!!!!!)
¿Será? - pensé - ¿Tendré que salir?
Vuelvo a abrir la puerta...

PPPPPPPIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIP!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Y en eso un:

AAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!

¡Una señora corriendo por el pasillo en calzones y en brassiere y venía hacia mi!
Oh no!
Lo que hace la masa + la velocidad + la gravedad...
He tenido pesadillas al respecto.
De inmediatio cerré mi puerta.

(piiiiiiiiiiiip!!!!!)

Hmmm... yo creo que tendría que salir pues - volví a pensar.

Asi que me dispuse a evacuar el edificio de acuerdo a las disposiciones oficiales.
No sin antes...
- lavarme los dientes
- ponerme los lentes de contacto
- darme una peinadita
- darme una retocadita
- sacar mi bolsa con mis docs importantes
- tomar mi chal para envolverme

¡¿Qué?!
¿No es ese el procedimiento normal?
Cool, calm and composed?
Para mi, ante todo COMPOSED!

Salí del cuarto.

PPPPPPPIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIP!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Regresé a mi cuarto.

(piiiiiiiiiiiip!!!!!)

Tenía que cambiar de chal.
El que tomé no combinaba con mi pijama.

Salí del cuarto.

PPPPPPPIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIP!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Mientras tanto en el dormitorio de enfrente tres queridas amigas.
Una española, una brazilera y una mexicana.
La española rapidita y muy arregladita ya había bajado.
La mexicana intentaba ver si con un paraguas podía hacer parar la alarma en el techo.
La brazilera, desde su cama, esperaba un "update".

Bajé al área común.
Todas las angloparlantes.... tal cual como salieron de sus camas, asi estaban (the horror!)
Las europeas con sus batas, sin perder el temple.
Las latinas... o al menos las que si bajamos, aprovechamos para sentarnos en algún rinconcito y ponernos a platicar.
¿Qué?
¡Cualquier momento de reunión es buen momento pal jolgorio!

Asi que ya saben... si tienen una emergencia, ¡no duden en llamarme!
Pueden contar conmigo.
Y con mi vanidad.

Cheers!
S.

2 comentarios:

  1. Ja ja ja, primero pensé que era un lindo cuento...pero luego, siendo una experiencia y narrada como cuento...ahhh cómo me reí!! gracias por compartir estos ricos, memorables y extraños recuerdos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...